LLAMADO DE ATENCION A LA COFRADIA LU – Modificacion a la 50/98 – Carta abierta al Ministro Aguad – A la Secretaria General de la Presidencia de la Nacion – A la Secretaria Legal y Tecnica.

Llego a mis manos esta CARTA ABIERTA al Señor Ministro de Comunicaciones Dr. Oscar Aguad. Este llamado de atencion esta firmado por un solo radioaficionado, LU1XU, MIguel Lavalle.

Si, UNO SOLO, pero con el coraje que da la experiencia y el profesionalismo. Y no es una voz cualquiera, esta carta recorrio toda la geografia naciendo en la austral Ushuaia para llegar a esta Misiones “La Hermosa”. En ese recorrido encarnó los valores, necesidades y real dimension del radioaficionado y su actividad.

Estimado señor Ministro de Comunicaciones

Dr. Oscar Aguad

Como es de su conocimiento la radio afición en nuestro país es una actividad de Interés Nacional según lo establece la Ley 19.798 en su CAPITULO VII, Radioaficionados, Art. 119. — El servicio de radioaficionados constituye una actividad de interés nacional.

Hemos vivido épocas doradas en las que la actividad era reconocida por los gobernantes, pero lamentablemente y en especial en los últimos años el estado se fue olvidando de nosotros, quizás porque no sucedió en Argentina ninguna catástrofe que conmocionara a la sociedad, como sucedió a nuestro vecino país Chile, en el cual la ONEMI reconoce a los radioaficionados chilenos un lugar en la defensa civil chilena.

En países avanzados del mundo la actividad es apoyada, promovida y cuidada por el estado como una gran reserva en materia de comunicaciones, dado que se sabe que “cuando todo falla, los radioaficionados se comunican” y porque con su actividad permanente, los radioaficionados contribuyen al desarrollo de nuevas tecnologías y posibilitan un mayor conocimiento del espectro radioeléctrico, sin ninguna inversión del estado como así también profundizan los lazos de amistad con todos los países y son hitos de soberanía sus comunicados en el espectro.

Según lo anunciado por el gobierno nacional el Plan Federal de Internet al concretarse, brindara seguramente conectividad a muchas localidades de Argentina, sin embargo, con solo mirar el mapa que muestra las localidades a conectar, se puede apreciar las grandes distancias y extensas zonas del país que continuaran sin conectividad, ni comunicaciones de ninguna especie.

Resulta muy curioso señor Ministro que, en la página web del ministerio que Ud. preside, se mencione (SIC) “Si se quiere disponer de un panorama general sobre el uso del recurso radioeléctrico en su conjunto, como así también una visión en detalle, se lo puede obtener mediante el CABFRA. En el mismo, el recurso radioeléctrico o “espectro” se despliega sobre la base de uno de los parámetros de las ondas electromagnéticas, que es la frecuencia. Con ese ordenamiento de visualización según la frecuencia, que es también el utilizado para asignar el recurso a los diferentes usuarios, se pueden clasificar todos los tipos de aplicaciones y servicios de comunicaciones inalámbricas: las destinadas al público en general -telefonía celular, radiodifusión sonora, televisión, telefonía inalámbrica, Internet de banda ancha, etc.-, las empleadas por empresas en su actividad específica –enlaces fijos de microondas, comunicaciones móviles privadas, etc.-, por las fuerzas armadas y de seguridad, por los transportes aéreo y marítimo, por los satélites, y muchas actividades más”, luego de cuya lectura se puede claramente apreciar que los RADIOAFICIONADOS NO EXISTIMOS en la mente del redactor de este texto… lo que nos induce a pensar que lamentablemente, quienes manejan hoy el espectro radioeléctrico en Argentina desconocen y menosprecian el potencial de nuestra actividad.

Afirmo que desconocen y menosprecian el potencial de nuestra actividad, porque ni siquiera se hace mención del Servicio de Radioaficionados, como si este fuera algo anacrónico, pasado de moda y superado por las NIC, nada más alejado de la verdad si por ejemplo nos detenemos a analizar que el la reglamentación nacional e internacional para los móviles terrestres, aéreos y marítimos define claramente el uso de frecuencias de escucha obligatoria para el caso de emergencias en la banda de HF y LF, como así también el uso de porciones del espectro en la banda de VHF para los móviles marítimos y fluviales, y el uso de tecnologías digitales para llamar selectivamente enviando mensajes y voz, conviviendo estas tecnologías en un amplio espectro de frecuencia que usan o no la ionosfera para propagarse, para salvaguardar la vida humana. Lo que significa en síntesis que no todo se resuelve en la vida moderna usando las NIC o Internet.

Debo hacer mención señor Ministro que esta concepción del uso del espectro radioeléctrico está muy alejada de la que los países desarrollados detentan, dándole a la actividad amateur de los radioaficionados un lugar en la mesa de discusión de cuestiones relacionadas con la investigación en materia de propagación radioeléctrica, interferencias electromagnéticas, uso de LED en iluminación pública, y las políticas públicas sobre muchas cuestiones relacionadas con las telecomunicaciones, por ejemplo y refiriéndonos a Brasil la LABRE trabaja codo a codo con la Secretaria de Industria y otros organismos públicos y científicos para colaborar para lograr un uso más racional del espectro radioeléctrico.

Creemos que nuestra actividad totalmente amateur y sin fines de lucro, puede ser de mucha utilidad en aquellas cuestiones en las que el Estado no está presente, una de ellas, esencial a la hora de una adecuada administración del espectro radioeléctrico es la investigación de la ionosfera, que en Argentina hoy se circunscribe a muy pocos centros científicos dedicados a esta tarea a la que los países desarrollados prestan suma atención. Es lamentable que por ejemplo la Estación para estudio de la Ionósfera que funcionaba en la ciudad de Ushuaia con personal del LIARA y Conicet, haya dejado de operar, restándole al estado nacional valiosa información sobre el estado de la atmosfera superior. Hoy solo la Universidad de Tucumán y un reducido grupo de investigadores del LIARA hacen mediciones de la ionósfera en Argentina.

Es necesario entonces señor Ministro, preguntarnos porque países como Australia mantienen diecisiete estaciones en todo su continente y otras en Antártida e islas de Australasia, e invierten como muchos otros países desarrollados, importante parte de su presupuesto nacional destinado a la investigación de este maravilloso recurso.

Somos conscientes de las urgencias que padece nuestro país, sabemos que las prioridades pasan por resolver problemas de pobreza, inseguridad, educación, salud, empleo, vivienda, etc., pero también somos conscientes de la importancia de tener políticas públicas definidas y sustentables en el tiempo respecto a la investigación científica en cuestiones que son estratégicas para una nación. El espectro radioeléctrico como Ud. sabe, es una de ellas.

Se preguntará Ud., que tiene que ver nuestra actividad amateur con estas cuestiones que son plena responsabilidad del estado y quienes lo conducen, por lo que deseo pedirle me permita argumentar que somos potencialmente una reserva nacional en materia de comunicaciones, hoy con serios problemas por diversas causas, pero con posibilidades aun de pronta recuperación, de mediar apoyo de parte de quienes como Ud. tienen la máxima responsabilidad en el área.

Es por estas razones y muchas otras valederas, que le solicito señor Ministro comprenda que nuestra actividad y sus integrantes no le significan al estado costo alguno, porque lo que cada uno de los radioaficionados hace es producto de su interés, dedicación, estudio y esfuerzo personal, sin pedir nada del estado, pero a la vez es el estado el que tiene al alcance de la mano un recurso potencialmente valioso, que toma vigencia en las emergencias, situaciones no deseadas por nadie.

Hay a lo largo y a lo ancho del mundo miles de ejemplos de situaciones de emergencia o catástrofe, en las que el rol del radioaficionado ha sido decisivo, es la propia IARU la que nos define como el “último recurso” en realidad el primero en el escenario en el que la vida humana peligra.

Es por estas razones en esencia y otras que hacen a la actividad algo valioso en otros países, pero no en la Argentina, a los ojos de las autoridades del estado, que solicitamos se de pronto tramite con la intervención de los radioaficionados argentinos a la redacción y firma del nuevo reglamento de radioaficionados, piedra angular de una nueva etapa para la actividad.

A su vez solicitamos se invite a los radioaficionados a participar en una mesa de debate nacional para poder considerar las acciones en la que el estado y la actividad pueden y deben trabajar juntos, por el bien de la Nación.

Por ello y otras razones importantes resulta incomprensible que hayamos llegado a casi desaparecer de los registros del Estado, a nadie le importamos, a nadie le interesamos, y lo que se ha demostrado en el último año especialmente hacia nosotros es una absoluta falta de respeto, se nos ha ignorado hasta en los tramites más elementales.

Es por estas razones que le solicitamos se pida a todos los radios clubes y radioaficionados de la Argentina la urgente colaboración para redactar una nueva norma que regule la actividad, dado que en ellos está el conocimiento de que es lo que hoy exige la radio afición mundial para nuestra actividad.

Agradecemos la publicación de un proyecto de reglamento en la página de ENACOM, pero esto no es suficiente, debemos debatir como debe ser la actividad en el futuro y cuál es el rol del estado en ella.

La radio afición es mucho más que un hobby y demanda continuo estudio, investigación, operación y experimentación para la mejora continua de las telecomunicaciones de radioaficionados.

Las posibilidades son muy grandes en especial para los más jóvenes, ávidos de conocer nuevas tecnologías y formas de comunicarse en la Era de la Información.

Es necesario señor Ministro que nos escuchen, ya que podemos contribuir y ayudar cuando sea necesario en lo que sabemos hacer, comunicarnos.

Muchas gracias por su atención.

Miguel Ángel Lavalle
LU1XU